London, nuestra clásica tote.

El origen de las Tote Bags proviene del inglés del siglo XVII y significa “llevar”. A lo largo de la historia, el concepto de “tote bag” ha ido variando hasta transformarse en lo que hoy conocemos: un bolso muy práctico (en el que meter de todo) y llevar en cualquier ocasión. Aquí te contamos un poquito más sobre su historia:

En 1940, el término “tote bag” se aplicó a las bolsas y estas se diseñaron con el objetivo de hacer el equipaje de mano mucho más cómodo. A partir de 1950, se popularizó el uso de las tote bags como bolsas de mano, ya que no requerían muchos cuidados. En 1960, las tote bags adquirieron un espacio propio con nuevos diseños tanto para maletas como para bolsos y, a partir de 1990, se comenzaron a llevar como bolsos al hombro.

El resto hasta hoy es historia conocida: nada ha conseguido igualar la practicidad de las tote bags. En Lisa Lempp, trabajamos este tipo de bolsos prácticamente desde nuestros inicios y ya forman parte de nuestros básicos de colección. Se trata de diseños como London y su versión renovada, inspirada en las formas arquitectónicas japonesas: Tokyo.

La serie de imágenes collage que ilustran esta publicación pertenece a la campaña realizada por  Eugenia Ortiz para Lisa Lempp en 2017.