Lisa Lempp

 

Mi trayectoria como diseñadora de bolsos se inicia en 1999, cuando empecé a trabajar como patronista, cortadora y asistente de taller para Mishal Katz en Buenos Aires. Con los años, un cúmulo de casualidades me trajeron hasta Barcelona, donde empecé a trabajar con Lluís Generó y, con su ayuda, en 2007, monté mi propia tienda de bolsos y accesorios “Capricho de Muñeca”. En 2018, decidí cambiar el nombre de mi marca a Lisa Lempp. Este acercamiento más personal me ayudó a reforzar el concepto de mi marca: una marca cercana, artesanal, sostenible y local.  

Concibo y realizo todos mis diseños en mi tienda-taller situada en el barrio del Born, Barcelona.
Diseño bolsos atemporales, funcionales y duraderos, bajo el concepto slow fashion. Apuesto por el diseño local, el saber hacer artesanal y la producción de cercanía. Así, procuro al máximo la trazabilidad.
De este proceso de producción a fuego lento, nacen bolsos y pequeña marroquinería en unidades limitadas. 
Lo que más me apasiona es construir patrones. Me llaman mucho la atención los colores, los detalles de una prenda de vestir, las formas de los edificios e incluso las sombras. 
La mayoría de mis diseños, como están pensados desde la funcionalidad, no entienden de género. Son para ella, para él, para todxs.

Los materiales que utilizo son pieles recicladas de la industria alimentaria, y algodón. 
Algunas de las pieles que utilizo son de curtición vegetal, un proceso artesanal de curtido de la piel en el que solo utilizan pigmentos vegetales. El curtido vegetal, al prescindir de los minerales pesados y tóxicos, es mucho más natural y amigable con las personas y el medio ambiente.
Actualmente, mis diseños forman parte de tres colecciones distintas:  Colección Capricho Colección Raw Cut y la más nueva de todas Syncrome Collection.

Cada uno de mis bolsos tiene el propósito de acompañarte en cada momento, siempre. 
Todos mis diseños son un poco el resultado de la historia de mi vida y mi deseo es que pronto pasen a formar parte de la tuya. Espero que los disfrutes.
Con cariño, 
Lisa.